9 motivos para cuidar un jardín alguna vez en tu vida

“No sé por qué hacer House sitting realmente… ¿Viajar por el mundo? ¿Cuidar mascotas? Además de todo: ¿gratis? No estoy segura si podría asumir este tipo de responsabilidad.

Y si además tengo que cuidar un jardín… ¡Una sola vez tuve una planta en mi vida y se murió!”

Pues nada.

Esto es HOUSE SITTING.

Un mundo lleno de posibilidades. LLENO de posibilidades.

Hoy, Magalí Rosácea Vidoz hablará acerca de los motivos para cuidar un jardín alguna vez en tu vida.

Si no tenés jardín y querés vivir esta experiencia a través de House sitting, no sólo es posible, si no que en el último punto te darás cuenta de que tienes un desafío muy hermoso por delante…


¡Sigue leyendo para conocer los beneficios de cuidar un jardín al menos una vez en tu vida!


LA JARDINERÍA NOS REGALA LA POSIBILIDAD DE HACER EJERCICIO

Yo soy de la familia de las marmotas de Tierra del Fuego. Con esto quiero decir que NO me gusta hacer ejercicio por el simple hecho de hacer ejercicio. Y eso es lo que amo de la jardinería. Habrá días en los que sólo nos dedicaremos a regar o plantar nuevas plantas. Pero otros días trabajaremos en el compost, podaremos árboles y cortaremos el pasto. Esta es una forma encubierta de ejercicio, y al final de la jornada sentiremos que nuestro cuerpo se encuentra equilibrado, tranquilo y atento. El hecho de estar cuidando una casa y TENER QUE cuidar el jardín, sin excepciones, hace que de una manera u otra seamos lentamente parte del entorno y hasta incluso sintamos profundamente la necesidad de movernos y salir de nuestros cómodos sillones al menos alguna vez al día.


LA JARDINERÍA ES UNA FORMA RECONOCIDA DE RELAJACIÓN

Despertarse temprano por la mañana, cuando todavía el aire está fresco y los primeros pájaros comienzan a cantar es una enorme posibilidad de relajarnos. Cuando cuidamos casas DEBEMOS en muchos casos cuidar sus jardines, y esta pequeña responsabilidad puede ayudarnos a generar mejores hábitos de vida. Abandonamos nuestra zona de confort y salimos al jardín, con la mente llena de pensamientos e inquietudes. Con el paso de las horas, misteriosamente, nos transformamos, sintiéndonos mucho más relajados, conectados y tranquilos que cuando comenzamos.

No hay diferencia alguna entre ordenar un jardín y ordenar nuestra mente. Clic para tuitear


SI NUNCA HEMOS HECHO JARDINERÍA TRABAJAR CON PLANTAS NOS DARÁ LA POSIBILIDAD DE APRENDER ALGO NUEVO

¿Habías pensado antes que House sitting puede ser una posibilidad de adquirir nuevas habilidades? He cuidado jardines en Nueva Zelanda, Camboya, Francia, Bulgaria… Cada jardín tiene sus propios ritmos, en cada lugar del mundo las plantas tienen diversas necesidades, y cada vez que decimos que SÍ y viajamos a cuidar una nueva casa, estamos abriendo la puerta en realidad a aprender nuevas cosas. Sin ir más allá, en este momento me encuentro en un pueblo llamado Bormes Las Mimosas, en el sur de Francia, cuidando un jardín mediterráneo. Cada día significa un desafío al tener que aprender nuevos nombres de plantas, formas de riego, cuidado del suelo, tipos de floración…


LA JARDINERÍA NOS PERMITE ENTRAR EN PROFUNDO CONTACTO CON LA NATURALEZA

Vivir en una ciudad es ciertamente una forma de vida que tiene muchas cosas positivas pero algo que siempre extrañé al vivir en grandes ciudades fue el contacto con la naturaleza. Estar en el jardín no sólo significa prestarle atención a las plantas, eso está claro. Estar en el jardín significa escuchar el sonido del viento, mirar el cielo, estar al sol, caminar descalzos, observar de cerca el cambio de las estaciones…


LA JARDINERÍA PROPICIA UN ENCUENTRO CON LA BELLEZA

Además de estar en contacto con la naturaleza haciendo jardinería somos partícipes de eventos tan bonitos como pequeños. En Nueva Zelanda, luego de 45 días cuidando y arreglando un jardín descubrí que la mayor cantidad de rosas habían florecido el mismo día, y no pude más que expresar felicidad y éxtasis al haber sido parte de tan precioso espectáculo. Después de ese evento, pasé días enteros escribiendo diminutos poemas en agradecimiento a este hecho que me había tocado presenciar.

La jardinería expande nuestros horizontes, dándonos siempre la oportunidad de aprender algo nuevo. Clic para tuitear


LA JARDINERÍA NOS BRINDA LA POSIBILIDAD DE DESCONECTARNOS DEL MUNDO VIRTUAL

¿Cuántos de nosotros pasamos horas sentados trabajando en el ordenador o mirando nuestros móviles sin contar con un solo momento de desconexión con el mundo virtual? Estudiamos, trabajamos, hablamos con nuestros amigos, nos enteramos de las cosas que suceden en el mundo (buenas y malas) TODO a través de nuestros móviles y ordenadores. Dejar todo adentro de casa y lanzarnos a la aventura de descubrir un nuevo jardín y sus pequeños milagros no es una opción que muchas veces podemos elegir. Pero es necesaria y a la larga realmente saludable.


LA JARDINERÍA ES UNA FORMA DE MEDITACIÓN QUE NOS PERMITE TRABAJAR CON NOSOTROS MISMOS

Sucede algo extraño con el tema de las plantas. Estás con tu tijerita podando, retocando, o prendés la máquina de cortar el césped y de repente te das cuenta, milagrosamente, de tu ruido mental. O de un pensamiento recurrente. O de una obsesión. O de una tristeza. Y toca el momento de limpiar el jardín. De dejar las plantas todavía más bonitas. De manera silenciosa el jardín nos limpia. Y ahí es cuando entendemos que limpiamos un jardín pero limpiamos nuestra mente. Ambas cosas, absolutamente importantes.

La jardinería es la excusa perfecta para abandonar el mundo virtual, al menos por un rato. Clic para tuitear


LA JARDINERÍA FAVORECE TU CREATIVIDAD

La jardinería, como ya dije antes, es una actividad mágica. De nuevo, estás limpiando las hojas del jardín o regando el huerto, y ¡PUM! La idea para comenzar a escribir un poema aparece. O aparece la solución a un problema. O aparece el deseo de escribirle a alguien lejano. O de escuchar una canción precisa. O aparece la claridad de qué paso es el siguiente. El contacto con la naturaleza y el hecho de estar prestando atención a algo “secundario” (el jardín) genera un nivel de relajación tan grande en nosotros mismos que este estado no puede más que ser un augurio de cosas nuevas (y extraordinarias a la vez).


Y SI ADEMÁS EL JARDÍN QUE CUIDAS NO ES TUYO, LA JARDINERÍA ES UNA ACTIVIDAD PERFECTA PARA PRACTICAR EL DESAPEGO

Imaginate. A veces cuidás casas durante mucho tiempo. Y cuando digo mucho, ES MUCHO. De a poquito comenzás a despejar una parte del jardín. Llega el otoño. Observás el cambio de las plantas, los nuevos colores. O plantás nuevas cosas en el huerto. Y hasta tenés la posibilidad de probar estos vegetales en nuevas recetas que vos mismo preparás. Pero un día, mágicamente, toca partir, y entonces es el momento de practicar el arte del desapego, y preparar nuestro espíritu para cosas nuevas, llevando en nuestro corazón el jardín que nos enseñó tantas partes escondidas de nosotros mismos.

9 motivos para cuidar un jardín al menos una vez en tu vida
à bientôt desde Francia!

¿Has llegado aquí en busca de consejos de jardinería pero de repente sientes unas ganas muy locas de saber qué es House Sitting?

Hoy es tu día de suerte, hemos escrito una Guía para ti 🙂

9 motivos para cuidar un jardín al menos una vez en tu vida

Leave a Reply