Sobre cómo nos compramos un auto en tan solo 2 semanas (gracias a House Sitting)

Sí, no les vamos a mentir: en tan solo 2 semanas de trabajo en Australia, nos compramos un auto.

Perdón Titino, pero para el resto del universo sos simplemente eso, un auto, para nosotros fuiste y serás… ¡TITIIIIIINO!

¿Cómo lo logramos?

Trabajando y a la par, haciendo House Sitting.
Léase que no dije trabajando MUCHO.
Dije trabajando.
Imaginate trabajando mucho…

¡Porque con House Sitting no pagás alojamiento mi chiquitín, así de simple!

Y cuando no pagás alojamiento, te empezás a dar cuenta cuánto realmente gastás en alojamiento.

Ahora bien, lo importante:

¿Cómo encontramos la casita para cuidar?

Buscando. Buscando. Y buscando.
Y seteando alertas.
Y escribiendo TODOS LOS DIAS a las casitas que iban apareciendo en los sitios intermediarios.
Ah… ¿no sabés qué es un sitio intermediario?
Leete La Guía de House Sitting campeón, ahí está todo. Sin peros.

Buscamos, enviamos y buscamos y enviamos.
Ah sí: y escribimos un perfil ganador.
Y estuvimos disponibles para que los owners nos contacten.
Y brindamos referencias reales y 100% verídicas.
Sinceramente no nos importaba mucho a donde ir.
Nuestra condición fue siempre sólo una:
que la casita que esté cerca del mar.

Y así fue como llegamos a conocer a Desmond y a Linda.
Y a la preciosa, libre y selvática Sapphire Beach.

¡Ay Sapphire cómo te extrañamos la puta madre!

Y una vez que encontramos la casita dijimos:
Tenemos que comer

Y ahí empezó la búsqueda laboral.

¿En dónde buscamos?

En todos lados, básicamente.
Golpeamos puertas. Visitamos cocinas, bares, hoteles y shoppings.
Y finalmente, algo conseguimos.

¿De qué trabajamos?

De cleaners/housekeepers en un “motel” frente a la playa.
Trabajábamos de 9 a 13 hrs. todos los días menos los domingos.
Y de 7 a 9 íbamos a Sapphire a desayunar, eso está claro, ¿no?

¿Cuánto nos pagaban?

$20 AUD por hora durante la semana y $23 por hora durante los fines de semana.

¿Hicieron cuentas?
Sí, sacábamos aproximadamente $1000 AUD limpios por semana.
Y como no teníamos que pagar alojamiento…
Y como la casa tenía huerta propia y nosotros sólo comemos arroz integral y verduritas…

En tan solo 2 semanas de trabajo tuvimos la plata suficiente como para comprarnos un auto.

¿No me creés? Mirá este otro auto que encontramos por ahí a la venta…

Parece utópico, ¿no?

Pero créannos: House Sitting es real.
Y cuando uno empieza a confiar en otras personas se abren puertas y universos inimaginables.

¿Querés dar el primer paso?

Te invito a que descargues GRATIS la primera parte de La Guía de House Sitting, un libro donde volcamos nuestras mejores prácticas, nuestras experiencias y el paso a paso para que vos HOY puedas conseguir una casa para cuidar ahí donde sientas el llamado del destino.

Leave a Reply